Liderazgo, el éxito para el crecimiento de las empresas


¿Qué es liderazgo?, sería lo primero que deberíamos preguntarnos para ir descifrando qué es lo que deben tener quienes llevan las riendas de una determinada empresa.

Así pues, la respuesta a dicha pregunta nos la trae el docente y psicólogo de la Universidad Pontificia de Salamanca, España, Juan Francisco Sánchez Vásquez, que en su libro titulado “Liderazgo: Teorías y aplicaciones”, define al liderazgo como: “Aquella influencia que es positiva para todo el grupo, es decir, que ayuda al grupo a llevar a término su propósito, a conseguir objetivos, a mantener un buen funcionamiento, y a adaptarse a su entorno”.

De igual manera, para la abogada de la Universidad Autónoma de Barcelona, España, Esther López Martínez, según su investigación “La importancia del liderazgo en las organizaciones”, considera que: “Se hace necesario que los directores de las organizaciones o todo aquel con personas a su cargo sea al mismo tiempo líder. Que ejerza al tiempo poder institucional y poder personal”, y señala, además, que el liderazgo “no es la función exclusiva del gerente, debe combinarla con otras como planificar, controlar y tomar decisiones”.

Sin embargo, dentro del liderazgo, el líder debe poseer tres capacidades, que según el libro “Mauro: El camino del líder”, escrito por el Doctor en Derecho y licenciado en Ciencias Económicas, Alfonso Rincón Serrano, son:

  1.  Una capacidad técnica: que supone un conocimiento alto del trabajo, con o sin especialización, y que se manifiesta por una capacidad analítica, una facilidad de manejo de instrumentos y técnicas, y una habilidad a la hora de compaginar de forma coherente materias primas, maquinarias, etc.; ideas y circunstancias que se traducen en la obtención de resultados tangibles.
  2. Una capacidad humana: que hace referencia básicamente al trabajo con personas, y que le permite manejarse con desenvoltura antes las actitudes, opiniones y suposiciones de otras personas o grupos, así como intuir y mostrar sensibilidad hacia sus sentimientos, lo cual le permite influir en su conducta.
    • Puede basar esta capacidad en la creación de una atmósfera de miedo e inseguridad que cree dependencia o sumisión de los otros.
    • O, por el contrario, en la creación de un ambiente de aprobación, de respeto y de seguridad entre su gente.
    • La auténtica capacidad para trabajar con otras personas debe convertirse en una actividad natural y continua ya que no es algo que se necesite solamente en los momentos de tomar decisiones, sino en la actuación individual de cada día.
  3. Y por último una capacidad intelectual, en el sentido de saber contemplar la empresa como un todo y en la captación de todos los elementos relevantes que pueden influir en ella. La capacidad intelectual se convierte en la corona que hace que las personas desarrollen ampliamente las capacidades anteriores y tengan más ventajas para alcanzar los puestos de liderazgo más elevados de la jerarquía

Las anteriores características que debe tener un líder, se relacionan con los tipos de liderazgo que existen como el autoritario, el democrático y el liberal.

De acuerdo con el libro “Liderazgo: Teorías y aplicaciones”, de Juan Francisco Sánchez Vásquez, el autoritario, aunque mejora el rendimiento de una empresa, crea reacciones de frustración, agresión, conductas restrictivas de desinterés, apatía y tendencia a huir de parte de los miembros de la empresa, debido al sentimiento de sumisión que produce su líder. Asimismo, el liberal, que omite la presencia del líder en la toma de decisiones de los empleados y que no vigila la realización de las tareas demandadas en su compañía, creará desorganización y bajo rendimiento en los objetivos propuestos por su empresa.

Por el contrario, el liderazgo democrático, hará que las relaciones entre el líder y los integrantes de su compañía, sea recíproca, de igual a igual, con un contacto espontáneo y mucho más amistoso. El hecho de permitir que todos expresen sus ideas libremente a favor de los objetivos ya definidos y estimulen su creatividad, mejorará los resultados de la empresa.

No obstante, un liderazgo democrático efectivo para una empresa tendrá que ir ligado: “A las situaciones en las que se encuentran los grupos, es decir, la estructura de los mismos, tipo de tarea que realizan, objetivos, metas, necesidades, entre otros, y cómo el líder se adaptará para realizar las funciones que acerquen al grupo a los resultados para los que se han formado”, destaca Juan Francisco Sánchez Vásquez en su libro.

Finalmente, añade que: “El liderazgo efectivo es función del lugar que ocupa el líder en la organización, del tipo de tarea a realizar, de los atributos de personalidad del líder y de los subordinados, y de un cierto número de factores relacionados con la aceptación y la dependencia de los subordinados con respecto al líder”.

share

Recent Posts

Comments

  1. Genial justo esto es lo que me faltaba para terminar mi trabajo, al fiiiiin T.T GRACIAS!

  2. Just wanna remark on couple of general issues, The web site style is perfect, the subject matter is rattling excellent dceekbkgkedk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *